Masculinización del tórax

Publicado por cirugiarv en

La mastectomía, es con frecuencia uno de los mayores anhelos de los chicos trans.

No solo para aquellos que tienen un pecho grande. Ya que el problema no es solo cómo esconder o disimular el pecho, sino también de sentirse cómodo con uno mismo.

Con frecuencia disminuye la confianza en publico y la autoestima. Pero además, produce enormes limitaciones e incomodidades en actividades cotidianas como ir a la playa o a la piscina, mantener una relación sexual o estar sin camiseta con los amigos cuando hace calor.

¿Cómo masculinizar mi tórax?

Binder, fajas y sujetadores deportivos

Fajarse el pecho es probablemente el primer paso que un chico trans realiza para tratar de esconder su pecho. Consiste en comprimir el tejido mamario para darle apariencia de un pecho plano y evitar su aspecto femenino.

Los métodos más populares son los binders, los sujetadores deportivos y las fajas elásticas. Son fácilmente asequibles, pero al comprimir el pecho, su uso continuado es incómodo y puede producir irritaciones en la piel.

No fajes tu pechos con cinta adhesiva o plástico. Son materiales que no permiten que el aire transpire creando un ambiente cálido y húmedo que favorece el desarrollo de infecciones bacterianas y fúngicas.

Tampoco debes usarlo de forma contínua durante más de 8-10 horas ni apretarlo en exceso. Esto puede originar alteraciones en el sistema musculoesquelético y cambios posturales.

Terapia Hormonal

La terapia hormonal masculinizante, basada en la hormona testosterona, afecta significativamente el tamaño de las mamas. Sus efectos comienzan a apreciarse en torno a los 3 – 6 meses, siendo máximos a los dos años de iniciar el tratamiento.

El bloqueo puberal precoz constituye una terapia reciente y cada vez más aceptada ya que es reversible y ha logrado una reducción significativa del sufrimiento psicológico al mejorar la aceptación social y el resultado estético del aspecto del género deseado.

Sin embargo, la terapia hormonal masculinizante no es apta para todos los hombres trans. Esta terapia puede afectar la fertilidad y la función sexual, y provocar otros problemas de salud. Siempre debe ser prescrita y supervisada por un especialista que ajuste el tratamiento evaluando los riesgos y beneficios.

Mastectomía subcutánea

La mastectomía en el paciente trans no debe entenderse como la simple extirpación del tejido mamario, sino que trata de conseguir una apariencia masculina del tórax con las menores cicatrices posibles.

Las diferencias entre un tórax masculino y uno femenino no deben reducirse a la glándula mamaria. El complejo areola-pezón es completamente diferente no solo en tamaño sino también en posición.
Las areolas en el varón son más pequeñas, con un tamaño aproximado de entre 15-20 mm, respecto a la media del diámetro de la areola femenina que se sitúa en los 40 mm. Tan relevante como el tamaño, es la posición de la areola en el tórax, siendo en el hombre mucho más lateral y más alta.

Otro aspecto a tener en cuenta es la musculatura pectoral. Es importante ejercitar la musculatura pectoral para conseguir los mejores resultados tras la cirugía puesto que al retirar la glándula mamaria va a ser un elemento mucho mas visible y definitivamente muy masculino.

De cara a una adecuada planificación de la cirugía es fundamental una valoración personalizada de cada caso en concreto. No todos los pacientes son iguales y cada caso va a necesitar de una técnica diferente en función del volumen de la glándula mamaria, la calidad de la piel, el grado de ptosis o la existencia de asimetrías.

También son importantes aspectos como el tabaco. Las personas fumadoras deben saber que dejar de fumar es el primer paso para una recuperación rápida y sin complicaciones. El tabaco es uno de los factores que más influye en la salud de nuestra piel, y su consumo aumenta el riesgo de alteraciones de la cicatrización y necrosis cutáneas.

Tipos de mastectomía

Sea cual sea el procedimiento más conveniente en tu caso, es de gran importancia emplear una técnica delicada y cuidadosa. Es importante ser exigente en los detalles para así conseguir los mejores resultados.

Además de la importancia de emplear una técnica refinada, el cumplimiento de los cuidados postoperatorios es clave para conseguir cicatrices poco visibles de buena calidad.


En casi todos los casos, asociamos a la mastectomía una liposucción de la zona lateral de la mama para marcar así el borde lateral del músculo pectoral y conseguir un mejor moldeado masculinizante.


La cirugía dura en torno a 2-3 horas y se realiza bajo anestesia general. Se puede realizar en régimen ambulatorio o con una noche de ingreso en función de las características del paciente.

Mastectomía subcutánea con incisión periareolar

Indicada para pechos pequeños (copa A o B) con buena calidad de la piel y un tamaño correcto de la areola. Es la técnica menos agresiva y solo deja una cicatriz practicamente imperceptible en la mitad inferior de la areola.

Mastectomía subcutánea

Mastectomía subcutánea con mastopexia concéntrica

Si el pecho es pequeño (copa A o B) pero hay exceso de piel, piel excesivamente laxa o una areola grande es necesario asociar una mastopexia periareolar concéntrica. Para poder retirar el exceso de piel, modificar el tamaño o la posición de la areola hay que ampliar la cicatriz hasta completar la circunferencia de la areola.

Mastectomía periareolar

Mastectomía subcutánea con injerto de areola-pezón

Si el pecho es grande (copa C, D) es necesario realizar una mastectomía subcutánea con cicatriz a nivel del surco submamario. Y otra cicatriz alrededor de la areola que es trasladada a su nueva posición como un injerto.

Mastectomía con injerto de areola

Cuidados tras la mastectomía

La recuperación varía en función de la cantidad de glándulas y piel a extraer pero en general es posible retomar una vida normal tranquila tras 7-10 días de la cirugía. No obstante, debemos evitar realizar ejercicio o esfuerzos importantes durante el primer mes postoperatorio.

Es de gran importancia usar una faja compresiva durante las primeras cuatro semanas. Va a contribuir a que la piel se adapte a su nuevo contorno, a controlar la inflamación y evitar sangrados en el postoperatorio inmediato, que es la complicación más frecuente. 

Postoperatorio mastectomía

Es normal sentir molestias los primeros días, pero son fácilmente controlables con la medicación.

No vas a tener aspecto óptimo justo después de la cirugía. Además de las heridas, las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con hematomas. Desaparecerán gradualmente durante el primer mes.

Tendremos que esperar entre 6-12 meses para tener el resultado definitivo.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *