Ginecomastia

La ginecomastia es el aumento de tejido mamario en el hombre. Es bastante común afectando a más del 40 % de los hombres en diferentes grados.

En la mayoría de los casos no hay causa conocida. Sin embargo, algunas drogas, medicamentos y problemas médicos pueden producir el desarrollo del tejido mamario. 

Aunque la ginecomastia no es un problema grave de salud, puede generar problemas de imagen y autoestima: Esto va a limitar las actividades deportivas, la forma de vestir y las relaciones sociales.

La cirugía consiste en eliminar la grasa y el tejido mamario existente en la zona pectoral. Dependiendo de la consistencia de la mama, y de la severidad del problema puede ser suficiente la realización de una liposucción.

En otros casos, tendremos que combinarlo con la extirpación directa del tejido mamario. Se realiza a través de una incisión en el reborde inferior de la areola. Como se utiliza esta zona donde cambia el color entre la piel de la areola y del tórax, la cicatriz es prácticamente imperceptible.

cicatriz ginecomastia
Incisión en el borde inferior de la areola

En casos extremos se requiere además eliminare el exceso de piel para conseguir un tórax firme y plano. 

Los resultados de este procedimiento son definitivos. Tiene una alta tasa de satisfacción y permite conseguir una apariencia física más tonificada y saludable. 

Contamos con un equipo de profesionales a su servicio y los métodos más avanzados para garantizar tu confort y seguridad durante todo el proceso.

Planifica tu cirugía de ginecomastia

Para poder ofrecerte el mejor tratamiento es necesaria la evaluación personalizada de tu caso. La doctora realizará una historia médica completa. Además, valorará el volumen de las mamas, su consistencia y la calidad de los tejidos.

Es fundamental descartar algunas alteraciones que pueden ser causa de la ginecomastia. Para ello, pueden ser necesarias algunas pruebas complementarias que nos ayudarán a valorar cuál es el procedimiento más adecuado en cada caso.

Además, la realización de una ecografía mamaria es en algunos casos determinante para valorar la presencia o no de glándula mamaria.

No son buenos candidatos a esta cirugía individuos que consuman esteroides anabolizantes, derivados del hachís o fármacos que favorezcan el crecimiento mamario. Estos pacientes deben cambiar sus hábitos. Ya que en algunos casos, la ginecomastia se resuelve de forma espontánea al dejarlos.

Si no se elimina la causa de ginecomastia, tras la cirugía puede volver a aparecer.

¿Existe una mejor época para una operación de cirugía plástica? La mejor época es aquella en la que puedas disponer del tiempo necesario de recuperación y cumplimiento de los cuidados postoperatorios.

Las personas fumadoras deben saber que dejar de fumar es el primer paso para una recuperación rápida y sin complicaciones. Ya que el tabaco es uno de los factores que más influye en la salud de nuestra piel. 

Postoperatorio

Aunque no es una cirugía especialmente dolorosa, puede sentir molestias los primeros días que controlará fácilmente con la medicación que le indicaremos al recibir el alta.

Es frecuente notar una disminución de la sensibilidad de forma temporal. Se recupera de forma gradual durante los primeros meses.

Tan importante como la técnica quirúrgica son los cuidados postoperatorios. Esto incluye el uso continuo de una faja compresiva durante las primeras cuatro semanas. Su función es contribuir a que la piel se adapte a su nuevo contorno. Además ayuda en el control de la inflamación.

La recuperación es rápida en la mayoría de los casos. Generalmente es posible incorporarse a la vida laboral en 48 horas, siempre que no implique realizar esfuerzos importantes. Es aconsejable que se limite la actividad física evitando ejercicios pesados durante el primer mes.

El seguimiento postoperatorio incluirá una serie de revisiones médicas fundamentales para controlar la evolución. Por ello, te guiaremos durante todo el proceso de curación y te daremos las recomendaciones convenientes para lograr que las cicatrices prácticamente imperceptibles.

Evitar la exposición solar los primeros meses previene cambios en la pigmentación que pueden hacer más visibles la cicatrices. 

La mayor parte de la inflamación desaparecerá gradualmente durante las primeras semanas. No obstante, no podremos valorar el resultado definitivo hasta pasados los 3-6 meses dependiendo de cada caso. 

Dudas frecuentes

¿Se puede mejorar la ginecomastia con ejercicio?

El deporte puede tener un efecto beneficioso en los que se refiere al exceso de grasa. Se puede realizar un entrenamiento específico dirigido a la zona pectoral que ayude a quemar la grasa acumulada. Así podemos conseguir un pecho más plano.

En el caso de verdadera ginecomastia, en los que hay un predominio del tejido mamario, ni la dieta ni el ejercicio influirá en el exceso glandular.

¿Los resultados son definitivos?

Es definitivo, el tejido mamario eliminado no volverá a aparecer. No obstante, si aumentas mucho de peso podría acumularse tejido graso en la zona. Sin embargo, este posible depósito será proporcional al acumulado en el resto del cuerpo.

¿Se puede reducir el tamaño de las areolas con la cirugía?

El tamaño de las areolas puede disminuir entre un 10-50% de forma espontánea después del procedimiento, de la misma manera que la piel se adapta al nuevo contorno corporal. En casos en los que la areola es excesivamente grande, se puede planear su reducción en la misma cirugía.

¿Cuándo podré realizar deporte?

La cirugía no impide realizar ejercicio físico ni supone una disminución en la fuerza. Esto es debido a que el músculo pectoral no va a verse afectado en la cirugía.

Aunque deberás evitar esfuerzos el primer mes, es aconsejable que tras este periodo inicie ejercicios graduales. Ayudarás a acelerar la recuperación y a tonificar la musculatura para un resultado más óptimo.

¿Qué riesgos tiene la ginecomastia?

La anestesia hoy en día es extremadamente segura. En cuanto a la cirugía, una de las complicaciones que puede aparecer es la acumulación de líquido seroso o de hematoma. Generalmente se producen por compresión insuficiente con la faja. Puede requerir drenaje en la consulta y en casos graves, en quirófano. No obstante, en la mayoría de casos se resuelve en unas semanas sin dejar secuelas. 

Otras complicaciones aún más infrecuentes son la aparición de cicatrices hipertróficas, la infección de la herida o el hundimiento en la zona de la areola.