Mama tuberosa

La mama tubular o tuberosa es una anomalía del desarrollo de la mama con una afectación que se sitúa entre el 3 y el 5 % de las mujeres de nuestro medio.

En concreto es una alteración en forma de rigidez que provoca que la glándula mamaria no se expanda adecuadamente durante su crecimiento. Con frecuencia se hernia por el lugar de menor resistencia, y dilata la areola. 

La causa de esta anomalía se desconoce, existiendo cierta asociación familiar.

Lo más característico de la mama tuberosa es tener la base estrecha, es decir, que el surco submamario está elevado y las mamas muy separadas. Es habitual también que el tamaño de la areola sea excesivamente grande y que tenga un aspecto abombado.

mama tuberosa
polo inferior corto

En un porcentaje mayor que en la población general encontramos además una asimetría mamaria asociada. 

La corrección de esta deformidad es exclusivamente quirúrgica. La técnica más adecuada en cada caso va a depender del grado de tuberosidad de los senos y del los deseos y expectativas de cada paciente.

En la mayoría de los casos es necesario combinar diferentes técnicas que van a trabajar en el remodelado de la mama para corregir la alteración de la forma y conseguir un aspecto más natural. Con frecuencia se asocia un implante de mama para aportar volumen y armonizar el contorno, igual que en el aumento mamario.

Con el compromiso de ofrecer la máxima seguridad a nuestros pacientes sólo trabajamos con las prótesis de gel cohesivo de silicona de mayor calidad en el mercado. Los implantes de MENTOR son por su larga trayectoria y garantía nuestra primera opción. La durabilidad de los implantes y sus mínimas tasas de contractura capsular los han convertido en la marca más utilizada a nivel mundial. 

Contamos con un equipo de profesionales a su servicio y los métodos más avanzados para garantizar tu confort y seguridad durante todo el proceso.

Planifica tu cirugía de mama tuberosa

Es muy importante realizar en pacientes con mama tuberosa un correcto diagnóstico. No es infrecuente que las pacientes con mama tuberosas acudan a la consulta con el motivo de aumentar el pecho. Si no se detecta la alteración, el resultado del aumento mamario no será natural ni tendrá una forma satisfactoria.

La deformidad más frecuente como consecuencia de no remodelar la glándula es la aparición de un doble surco.

La valoración médica personalizada es clave para ofrecerte la opción que más se ajuste a tus necesidades. El procedimiento más adecuado va a depender del tamaño del pecho, la elasticidad y calidad de la piel, la presencia de ptosis o asimetrías, el tamaño y la forma de las areolas así como de las expectativas y deseos de cada paciente, que nos servirá de guía para alcanzar los resultados deseados. 

Durante la visita se discutirá el tipo de cicatriz que es necesario hacer en función de la técnica que esté indicada en tu caso. Especialmente si es necesario hacer cicatrices para reducir el tamaño de las areolas y si es necesario elevar el pecho o evitar un doble surco.

Una vez hayas tomado la decisión el siguiente paso es buscar la fecha que mejor se adapte a ti. ¿Existe una mejor época para una operación de cirugía plástica? La mejor época es aquella en la que puedas disponer del tiempo necesario de recuperación y cumplimiento de los cuidados postoperatorios.

Las personas fumadoras deben saber que dejar de fumar es el primer paso para una recuperación rápida y sin complicaciones. El tabaco es uno de los factores que más influye en la salud de nuestra piel. 

Postoperatorio

La recuperación dependerá de la técnica quirúrgica utilizada.

Es normal sentir molestias de tipo agujetas o sensación de presión los primeros 2-3 días, son fácilmente controlables con la medicación que te indicaremos al recibir el alta. 

En la mayoría de los casos es posible incorporarse a la vida laboral tras los primeros 7-10 días siempre que no implique cargar peso o importantes esfuerzos físicos. 

Deberá llevar un sujetador específico durante el primer mes, en ocasiones acompañado de una banda mamaria para ayudar a que el implante se acomode correctamente. 

El seguimiento postoperatorio incluirá una serie de pautas para el cuidado de las heridas y posteriormente de las cicatrices, así como una serie de revisiones médicas que nos permiten controlar la evolución del proceso de curación para garantizar la máxima calidad del resultado.

A partir de la 4ª-6ª semana, la inflamación prácticamente ha desaparecido y podemos empezar a valorar el resultado en cuanto a tamaño, forma y simetría, sin embargo, no será definitivo hasta los 6-12 meses dependiendo de cada caso. 

Dudas frecuentes

¿Es posible corregir la mama tuberosa sin implantes?

Por supuesto que sí. En ocasiones existe volumen suficiente para un remodelado con el propio tejido mamario. Si no hay suficiente tejido mamario y no se quiere recurrir a los implantes, se puede realizar una transferencia de la propia grasa.(link rellenos con grasa)

¿A qué edad me puedo operar?

Para conseguir unos resultados estables y duraderos debemos esperar hasta que el pecho se haya desarrollado completamente.

¿Me va a quedar mucha cicatriz?

Siempre va a quedar cicatriz. No obstante, estas serán muy poco visibles. Con una técnica delicada y los cuidado adecuados conseguiremos cicatrices prácticamente imperceptibles.

¿Si me pongo implantes, tengo que cambiar los implantes cada 10 años?

No es necesario. Con las nuevas prótesis de gel de silicona mucho más cohesivo no existen fugas de silicona libre, aunque se llegara a romper el implante la silicona no va a estar libre por nuestro cuerpo. Aunque es un riesgo pequeño, en caso de rotura se recomienda cambiarlo en los siguientes 6 meses.

Antes y después de mama tuberosa