Labioplastia

La labioplastia es la cirugía que consiste en reducir el tamaño de los labios menores. Es útil en casos de hipertrofia (excesivo crecimiento) o para resolver asimetrías. 

El aspecto de los genitales es muy variable y existen importantes diferencias de forma y tamaño entre unos individuos y otros. 

No hay muchas personas que hablen abiertamente sobre la diversidad genital.  Las imágenes con las que se representa la vulva suelen mostrar vulvas infantiles, pequeñas, rosadas y sin pelo. Esto no refleja la realidad de la mayoría de las mujeres. La falta de información y la tendencia a la depilación integral hace que haya aumentado considerablemente el número de mujeres preocupadas e inseguras con sus genitales. Esto va a repercutir en las relaciones sexuales y sociales. 

Pero, ¿qué es la hipertrofia de labios menores? Es el desarrollo excesivo, haciendo que sobresalgan por fuera de los labios mayores y que se vayan oscureciendo por el roce continuo al que están sometidos. No solo resulta en un aspecto poco estético, sino que genera una mayor incidencia de infecciones y molestias con determinadas prendas ajustadas, actividades deportivas y relaciones sexuales. 

Planifica tu cirugía de labioplastia

Si tienes dudas sobre este problema o te encuentras a disgusto con el aspecto de sus genitales, en nuestra consulta podrás encontrar toda la información que necesitas. Como en la mayoría de cirugías, en la labioplastia es importante una valoración individualizada para poderte ofrecer el tratamiento más adecuado para tu caso en concreto. 

No es necesario el ingreso y se puede realizar de forma ambulatoria. No obstante, es importante que acudas acompañada el día de la cirugía por tu seguridad ya que además de la anestesia local se utiliza una sedación para que sea más confortable. 

Postoperatorio

Tras la intervención, es habitual tener la zona hinchada y es recomendable reposo durante 24-48 horas. De forma gradual irá remitiendo la inflamación.

Los puntos no es necesario retirarlos, se irán cayendo solos a lo largo de las primeras semanas. 

Puede sentir ligeras molestias que ceden fácilmente con los analgésicos que le indicaremos tras la intervención.

Es importante que realice un aseo cuidadoso de las heridas los primeros días y mantenga las heridas secas. Al ser una zona húmeda, deberá usar el secador de pelo con aire frío sobre las heridas después de la ducha. 

No es aconsejable realizar ejercidos intensos ni mantener relaciones sexuales durante las primeras 4 semanas tras la labioplastia.

Dudas frecuentes

¿Cómo saber si mis genitales son normales?

El aspecto de los genitales es muy variable entre unas personas y otras. Si estás preocupada o te sientes insegura con tus genitales puedes ver el proyecto de la holandesa Hilde Atalanta, The Vulva Gallery,  que muestra la enorme diversidad que existe en el aspecto de los genitales.

¿Puedo perder sensibilidad?

La labioplastia puede alterar la sensibilidad de los labios menores de forma temporal por el propio proceso de la cirugía. Sin embargo, la sensibilidad erógena ubicada en el clítoris va a ser siempre respetada. No es necesario vulnerar esta zona para realizar la cirugía. 

¿Se puede mejorar también el aspecto del clítoris?

Si, de hecho, en la mayoría de los casos también hay un exceso de piel en el capuchón del clítoris. Se puede corregir en la misma cirugía de labioplastia, así como en casos de hipertrofia de clítoris o casos en los que tiene una posición más baja y caída.