Blefaroplastia

La blefaroplastia es la cirugía que corrige las bolsas y el exceso de piel de los párpados. 

Es un problema frecuente como parte del proceso de envejecimiento dando un aspecto cansado que afecta al conjunto de la cara. En casos extremos este exceso de piel en los párpados superiores puede llegar a interferir en la visión. 

La aparición de bolsas en los párpados inferiores, sin embargo, puede aparecer en edades tempranas, generalmente por predisposición familiar y se va acentuando con el tiempo. 

Tan importante como corregir los signos del envejecimiento es restaurar los rasgos de juventud que se van perdiendo. Si la atrofia de la grasa facial produce una mirada hundida y aspecto cadavérico, la infiltración de grasa consigue suavizar los contornos y rejuvenecer la mirada.  

La blefaroplastia es la cirugía estética facial más popular por sus excelentes resultados, con un postoperatorio sencillo y sin cicatrices visibles

Planifica tu cirugía de blefaroplastia

La blefaroplastia puede ser superior, inferior o completa. Además, se puede combinar con otras técnicas como la transferencia de grasa, la cantopexia o la elevación de la cola de la ceja.

El tratamiento global de la zona periorbitaria es la clave para unos resultados naturales y duraderos. Cada procedimiento tiene unas indicaciones específicas y por ello es fundamental realizar un diagnóstico completo y personalizado para obtener los mejores resultados en cada caso. 

Postoperatorio

Es muy beneficioso aplicar frío sobre los párpados para reducir la inflamación y posibles hematomas durante las primeras 48 horas. Deberás guardar reposo con el cabecero elevado y evitar esfuerzos durante este tiempo. Es muy importante el control de la evolución en las visitas postoperatorias, en ellas te explicaremos como realizar el aseo de las heridas y los colirios y pomadas que nos ayudarán a lubrificar el ojo.

Es normal notar tirantez, así como sensación de arenilla, lagrimeo o visión borrosa los primeros días. Aunque no es una cirugía incapacitante ni dolorosa se necesitan entre 4 y 7 días para incorporarse a su vida normal ya que la inflamación de los párpados suele ser llamativa. Los hematomas, persisten entre 8 y 10 días tras la cirugía. 

Las primeras semanas hay una sensibilidad mayor a la luz que se va normalizando de forma progresiva. Evite luces intensas como la del ordenador y televisión, así como lecturas prolongadas u otros factores irritantes para acelerar la recuperación. Esto incluye el uso de lentillas que no podrá utilizar durante aproximadamente dos semanas. 

Dudas frecuentes

¿Me pueden volver a salir las bolsas si me opero muy joven?

No, la grasa de las bolsas palpebrales no se reproduce. 

¿Mejoran las patas de gallo con esta cirugía?

No, para corregir las arrugas perioculares se puede utilizar Botox o asociar un lifting de la cola de la ceja. 

¿Cambia la forma del ojo con la blefaroplastia?

La blefaroplastia rejuvenece la mirada sin modificar la forma del ojo. Esto se puede conseguir asociando una cantopexia. 

¿Podré utilizar lentillas después de la cirugía?

Si, aunque deberás abstenerte de usarlas durante dos semanas. Tras este periodo podrás utilizar lentillas, aunque es frecuente sentirse incómodo durante algún tiempo. 

Antes y Después de blefaroplastia

Blefaroplastia superior e inferior con transferencia de grasa